4

3 minutos

“Tres minutos al día, sólo durante tres minutos al día, deja tu mente en blanco.

Piensa nada más que en tu respiración y al ritmo de tu respiración”.

IMG_20150322_174309

Tres minutos al día para dejar de pensar qué hiciste ayer, qué harás hoy y qué harás el resto de tu vida.

Tres minutos para ganar la batalla a los remordimientos, los problemas, las soluciones, las esperanzas y desesperanzas imaginarias.

Tres minutos durante los que no salvarás el mundo, ni tu vida, ni la vida de los demás; sólo tres en los que dejar de ser heroína y víctima al mismo tiempo.

Tres minutos sin rencores, tristezas, fantasías, lamentaciones; sólo tres sin ser la pitonisa de tu suerte, la curandera de tus males, el chamán de tus malos espíritus.

Tres minutos para vagar sin prisa y sola por los caminos del silencio

Tres minutos para aprender a poner orden a tus ideas, cambiar los pensamientos, guiar las sensaciones, entender las actuaciones. Tres para aprender a priorizar, desenredar, abatir miedos, asumir, superar y volver a disfrutar.

Tres minutos para entender que no puedes controlar qué pasará en el futuro, ni cambiar nada del pasado.

Tres minutos para descubrir cómo templar los nervios, cómo disfrutar de una canción, de una caricia, de un momento. Tres para educar los altibajos, los berrinches, las rabietas.

Parecen pocos 3 minutos al día con sus 180 segundos, con sus 180 oportunidades de aprender a controlar a tus pensamientos.

Ojalá superase los 5 primeros.

Objetivo: Parar para poder avanzar

Resultado: Intento fallido

Estado actual: En proceso de superación, PA

 

Tres minutos para aprender a poner los cinco sentidos, en las cosas que realmente importan: