La grandeza de la humildad

Acostumbramos a admirar a las personas equivocadas.

Me gusta la gente humilde que siempre tiene algo para dar,

la gente ocupada que siempre encuentra hueco.

Me gusta la gente discreta que nunca presume de lo que es o lo que tiene,

la gente observadora que escucha, reflexiona y luego decide si opinar o no.

Me gusta la gente sencilla bajo cualquier estética o vestuario,

la gente que no mide lo que cuesta si no el valor de lo que adquiere.

Me gusta la gente “con cargo” que no se encarga de recordártelo,

la gente que se hace grande con el ejemplo y no con la palabra.

Me gusta la gente que no grita si no es para animarte,

la gente líder por naturaleza y no por posición.

Me gusta la gente con casas pequeñas pero que siempre están llenas,

la gente que pide sillas extra porque en esta cena no entramos todos.

Me gusta la gente que da sin esperar que le paguen,

la gente de dice: “toma” en lugar de “¿quieres?”.

Me gusta la gente que no mide cuanto quiere aunque algún día lo pierda,

la gente que sigue queriendo aunque lo haya perdido.

Me gusta la gente que pide perdón en la misma medida en que perdona,

la gente que sabe agachar la cabeza con la misma soltura que cuando la alza.

Me gusta la gente humilde porque la humildad, hace grande a quién la tiene.

jazmines

Anuncios

10 comentarios en “La grandeza de la humildad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s