Panza arriba

Hoy he dedicado un rato a leer algunos artículos sobre “el secreto de la felicidad”. Y es que, si es cierto que conocerse a sí mismo, es una de las claves más importantes, os puedo asegurar que no es suficiente.

Porque, suele pasar que, aunque uno lo intente, no sea tan fácil sentirse realizado, no sea tan fácil dejar de atormentarse por los errores cometidos, alejar de la mente la idea de lo que pudo haber sido.

Porque también suele pasar, que no esté al alcance de tu mano cambiar de trabajo, emprender con la idea con la que sueñas desde hace tiempo, actuar cuando sabes que ya sí es demasiado tarde.

Y todo esto lo estaba pensando tras leer esos artículos, tumbada en el sofá de casa (benditas vacaciones), creando un círculo vicioso del que no sabía como salir. Pero algo ha llamado mi atención: a un metro de mi, Nano duerme plácidamente, tanto, que en un ligero movimiento se ha puesto panza arriba.

Es entonces cuando he pensado:

¡Qué feliz es Nano!

Dicen que cuando un animal se tumba boca arriba es símbolo de tranquilidad, de confianza, de seguridad.

¿Sólo esto necesita él? ¿Sólo estar cerca de su familia, comer una o dos veces al día, salir a pasear por la tarde, pillar de vez en cuando un trozo de pan, acurrucarse con su peluche? ¿Sólo eso para tanta felicidad?

A menudo nos perdemos en las grandes cosas de la vida, nos frustramos por otras que no están a nuestro alcance, nos hundimos por fracasos relativos que nadie nos ha obligado a conquistar. Y es en esta pérdida, en la que dejamos pasar las cosas más insignificantes, las que tenemos justo delante, las que sin ser conscientes alimentan nuestro día a día y nos sacan una sonrisa de la cara.

Y pensando todo esto, he vuelto a mirar a mi peludo que ahora me observaba inmóvil, con los ojos muy abiertos y esa mirada de enamorado que sólo él sabe poner. Es una suerte entendernos tan rápido y pensar a la vez hacer algo que tenemos prohibido pero que aprovechamos siempre que nadie nos ve: echarnos, juntos, una siesta panza arriba.

Es curioso cómo se aligeran los miedos con algunos motivos de peso. Sólo hay que parar a buscarlos.

Nano panza arriba

Nano panza arriba

Anuncios

2 comentarios en “Panza arriba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s