Caricias en la cara

Empiezo a tener sensaciones, muy despacio, muy suave; es extraño para mí pero aquí se está muy a gusto. Ahora noto calidez por eso casi ni me muevo, me dejo llevar flotando en este mi pequeño universo que me abriga y me protege.

El tiempo pasa lentamente pero comienzo a estuchar tu voz. Me gusta mucho, debes ser guapísima porque esa voz de ángel es divina para mí. Me has contado tantas veces las ganas que tienes de ver mi carita, las ganas de tenerme entre tus brazos, que empiezo a pensar que este no será mi sitio para siempre.

Crezco, crezco cada día y me gusta sentir tu alegría, me gusta escuchar tu risa y el extra de dulce que me regalas de vez en cuando. Me gusta dormir cuando tú duermes, intervenir en tus sueños, disfrutar de tus paseos. Me gusta tanto que a veces intento nadar hacia fuera para acompañarte y descubrir eso que llamas: qué bonito día¡

Estoy ansiosa por verte, ansiosa por salir, ansiosa por escuchar tu voz de cerca. Así es que, allá voy. Me armo de fuerza y coraje y nado sin freno hacia fuera.

El trayecto no me ha gustado, he escuchado más las voces de la cuenta, la piscina se ha secado y comienzo a sentir lo que tú llamabas frío. Aún sentía tus nervios, aún me llegaba tu azúcar hasta que estuché: corta ahora. En ese momento, justo en ese momento, tuve miedo.

Pero alguien me ha vuelto a cambiar de sitio, alguien me trajo aquí, a tus brazos, a tu regazo. Este calor me gusta más; adoro el tacto de tu piel, estoy embriagada con tu aroma y tu voz es incluso más dulce de lo que antes escuchaba. Siento tus labios susurrando en mi oído: que bonita es mi niña, cuanto te quiero. Y yo no puedo dejar de pensar que eres más guapa de lo que en nueve meses he podido imaginar.

Calmaste mi sofoco acariciándome la cara, esa carita que tenías tantas ganas de ver y ahora no dejas de mirar. Tus dedos fueron seda que bailaban en mi mejilla incitándome a dormir, a dormir tranquila.

Treinta y un años después, tus caricias siguen siendo la medicina que calma mis heridas, las de dentro y las de fuera. Tu voz celestial sigue recordándome cuanto me quieres y lo bonita que soy ante tus ojos, esos que nunca reparan en la capa de fuera y ahondan siempre hacia el interior. Nuestra conexión, acentuada con los años, sigue percibiendo las alegrías y las penas sin necesidad de cordón umbilical.

Tu piel, tu aroma y tu voz siguen siendo mi pequeño universo al que acudo, para estar a salvo de todo.

Felicidades mamá.

Esther Barbero Esther Barbero

Anuncios

12 comentarios en “Caricias en la cara

  1. Sin palabras, mucha emoción en cada palabra, lágrimas por la mejilla de recordad que las madres están ahí a nuestro lado para todo y pienso en cuento la necesito estando tan lejos de ella, la falta que me hace, lo que daría por sólo estar un segundo para poder darle un abrazo, enhorabuena amiga, eres especial y con un talento magnífico
    Que nada ni nadie nunca te quite las ganas de escribir y expresar todo lo que sientes en tu interior porque a tus seguidores nos encanta leerte

    • Gracias amiga mía¡ a veces tenemos que estar lejos para darnos cuenta de muchas cosas pero por fortuna siempre tendrás a tu madre a la vuelta y a todos nosotros también¡ Nunca se me quitaran las ganas de escribir simplemente porque es una necesidad. Espero que tampoco las ganas de compartirlo porque es tan bonito recibir vuestros comentarios que ya no sé qué haría sin vosotros¡ un besazo

  2. Yo no puedo comentar nada solo q amiga me he puesto a llorar como una tonta. Gracias por deleitarnos con tan bonito relato. Se q tu madre esta muy orgullosa de ti de vosotras…. Me encanta lo q escribes.

  3. El mes de mayo fue un mes triste para nuestra familia pero Dios quiso que un 6 de mayo llegaras al mundo tú para hacernos ver que mayo es precioso porque nos regaló la flor más bonita del PARAISO.GRACIAS hija por ser como eres:UN REGALO DEL CIELO.

    • También la tristeza forma parte de nuestras vidas y no hay que renunciar a ella sino gestionarla lo mejor posible y sobre todo que la alegría siempre la supere. El regalo me lo hicieron a mi por nacer en la familia que nací. Os quiero¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s