PASCUAS

Diría que todo comienza con una larga lista de la compra, un fondo común y un destino claro. Pero son las ganas de juntarnos un año más, convivir durante tres días, compartir risas, juegos y conversaciones lo que nos hace buscar una casita rural para disfrutar las Pascuas entre amigos.

Este año volvimos a nuestros orígenes, volvimos a la primera casa con la que inauguramos la era turismo rural. Tantos recuerdos nos invadieron al entrar que no pudimos dejar de pensar en las personas que en esta ocasión faltaban.

Pero el día nos regaló un espléndido sol que bañó de calor el patio interior, en el que, desde el mismo momento de la llegada no falto comida, bebida y un montón de carcajadas. Porque, somos amigos pero estamos en familia, nos da igual hacer el payaso, gastarnos bromas o cantar a rienda suelta (a pesar de lo mal que lo hacemos).

Y es que en Pascuas no se mira la vestimenta, ni los labios rojos, ni siquiera el reloj. En Pascuas sólo se mira lo que nos apetece, probar las delicias culinarias del resto del grupo, salir a pasear sin preaviso ni planificación.

En estos días disfrutamos del aire fresco que nos regala la montaña, de las flores que acaban de salir para deleite de los forasteros como nosotros, de los arroyos exigentes, los tímidos rebaños y los mastines amigables. En estos días salimos por las calles de Doña Rama como si fuese nuestra propia aldea. Nos hacemos paisanos de nuestros esporádicos vecinos, nos mezclamos en procesiones inesperadas y nos contagiamos del fervor de las costumbres de la zona.

amapolas Pascuas Mastín Pacuas rebaño Pacuas flor conejito Pascuas

Acogemos bien el sol pero no nos molesta la lluvia porque, si el cielo se encapota, la hoguera nos ilumina, nos recoge, nos reúne. Suerte que las horas no corran, de no tener cobertura, de que la televisión sea pequeña y las ganas de reír muy grandes.

El turismo rural te cambia carriles por caminos, edificios por cortijos, parques por parcelas, polución por oxígeno, preocupaciones por sonrisas, calefacciones por chimeneas. Aldeas con casas con doblado, ventanas bajas, plazas ancestrales, umbrales para tomar el fresco. Caminos con amapolas, margaritas, trigo verde, zonas privadas que asaltamos sin permiso consentido.

trigos y amapolas Pascuas arroyo Pascuas

El turismo rural me aporta otra dimensión pero las Pascuas, las Pascuas del Guadiato, me aportan respiro, tranquilidad, naturalidad, amigos íntimos, buenas conversaciones, confidencias, juegos, descanso, imprevistos y otras sensaciones, fantásticas sensaciones.

amigos Pascuas

Acabado el periodo de este año, volvemos a guardar la lista de la compra para consultarla en año que viene, y muchos otros que, seguro, estarán por venir.

Anuncios

4 comentarios en “PASCUAS

  1. A mi no me gusta el campo como ya sabes pero me encanta ver q tu has disfrutado este año mi niña!!!! Sigue disfrutando de la vida preciosa!!! Un abrazo enorme me encanta leerte.

    • Gracias preciosa¡ buenos amigos y un buen plan, no podía pasarlo más aunque quisiera¡ y estoy segura que si os hubieseis venido, os hubiese gustado muchísimo¡ pensadlo para el año que viene¡ Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s