RunningTime

Nunca he sido muy deportista, bueno, más bien nunca he sido deportista. Por eso, cuando una tarde del año pasado salí a correr atendiendo a un deseo incontrolable de moverme, me sorprendí a mí misma. Y eso que, los apenas 20 minutos que estuve corriendo, me propiciaron unos 20 días de intensas agujetas, pero me dio igual, y seguí saliendo cada dos días.

Un año después y a pesar de forzosas paradas intermitentes, me siento una amante del running. Cuando me pueden las ganas y la ciudad me regala una tarde fría, salir a correr es tan placentero como dormir para echarse a soñar.

Comienzo despacio aclimatando la respiración y las piernas al nuevo ritmo.

Recorro unos metros hasta entrar en calor y… ahí está esa sensación: respiro paulatina pero profundamente y el aire frío entra hacia mis pulmones que hinchados de salud, hacen una explosión de oxígeno que invade todo mi cuerpo.

Las preocupaciones y los problemas me persiguen, intentan entrar en mi mente de golpe, desordenados, hirientes, pero el mismo cansancio, el esfuerzo y la energía los expulsan casi al ritmo de la música tal como los poros expulsan el sudor.

Sigo corriendo, sigo cansada, pero sigo. Una canción, otra y otra. Y el cansancio sigue.

Pero es entonces cuando miro al horizonte, controlo el camino y cierro los ojos. Y ahora sí, solo la música y mi mente que hacen piña y se evaden del cuerpo que sigue corriendo por inercia.

Durante segundos me desdoblo como cuando sueñas y sientes el cuerpo en la cama y tu mente volando. Sólo el leve traqueteo de mis piernas me recuerda que estoy en tierra firme y debo volver a abrir los ojos.

Y es justo ese momento cuando todo ha pasado, cuando mente, cuerpo, energía y música se unen definitivamente. Ya no hay sitio para los problemas ni espacio para las preocupaciones que exhaustas por los intentos de machacarme, se han ido para casa, donde estarán esperándome.

Seguiría corriendo, seguiría soñando al trote si no fuese porque el tiempo es no es ilimitado y el running la única de mis prioridades.

¿Qué acompaña a este post? La canción que, me encuentre como me encuentre, me llena, me empuja, me anima y me motiva.

runningtime

Anuncios

7 comentarios en “RunningTime

  1. Dos años de mi vida corriendo y compitiendo pero mi perspectiva del running para nada se parece a la tuya amiga. Para mi terminó siendo un sacrificio sin disfrute alguno por lo cual hoy dia evito ese deporte con todas mis fuerzas porq es un sufrimiento absurdo para mi. Se q fue en su momento una via de escape para mi y me ayudo bastante y tb se q algun dia intentare retomarlo dsde otra perspectiva pero de momento prefiero otros deportes jijiji. Me encanta leerte amiga eres especial. Sigue escribiendo muak

    • Hola amiga, ya lo sé, me lo has contado muchas veces. Seguro que si para mi fuese una obligación me pasaría lo mismo. Para mi ese es mi momento, yo me marco el día, la hora, el ritmo y el cese. El día que decidas retomarlo, sal a correr sola, a tu ritmo y con tu música preferida…será tu momento y volverá a gustarte seguro¡ Te quiero amiga¡ muack

  2. Tu y tu post. Lecturas que nos obligan a querer aquello que leemos por la manera en que nos lo transmites todo. Esta vez hasta el más perezoso a sentido ganas de calzar unas deportivas y salir a correr. Me encanta. Un besito, tq tu sister

    • Gracias sister¡ tu si que lo asumes más como yo, la verdad es que lo escribí un día que regresaba de correr, ni me duche para poder escribirlo “en caliente” igual por eso transmite ganas de salir¡ gracias sister¡¡ un besito¡ tq tu sister

  3. Buenassss!! esther que razon tienes!!! a mi tb me gusta salir a correr para desconectar, solo que yo no cierro los ojos para no hostiarme jejeje me ha gustado mucho!!! aunque el que mas me ha gustado es el que le escribes a tu hermana!! me identifico mucho para con mis hermanos!!! besos guapa!

    • Juan¡ Muchísimas gracias por escribirme¡ que ilusión que además de amigo sea seguidor¡ cuando yo los cierro es porque no puedo más y a veces lo tengo que hacer para poder seguir…en fín, creo que es porque solo soy aficionada jajjaja. El de mi hermana entiendo que te guste, cuando indico que “no hace falta ser gemelas para tener telepatía” imagino lo que es serlo realmente con tu hermano¡ debe ser sorprendente¡ Muchos besos Juanito¡ Mil gracias por escribirme¡

  4. Pingback: Pasiones | Los jazmines de mi abuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s