Imagen
8

En la sierra de Huelva

La semana no fue fácil en el trabajo y el tan deseado viaje parecía un espejismo en un universo de fatiga. Subí al tren con la agenda en la cabeza y una hora después al coche más bien con la mente en blanco. Me hicieron falta algunas canciones para aplacar los nervios y darme cuenta que…iba camino de Alájar. Pero el viaje no fue pesado y la belleza paisajística de la sierra de Huelva se fue adentrando por los cristales del coche. Y así, kilómetro tras kilómetro, pino tras pino, aldea tras aldea, me sumergí en nuestro tan anhelado fin de semana.

La última curva nos frenó en seco, abrió las puertas del coche y obligó a otear lo que la montaña nos había guardado. Mirad vosotros mismos:

0.Alajar0

Pero sin duda, lo mejor llegaría a la mañana siguiente. El sol sustituyó mi despertador diario y el olor a café y pan tostado nos entonó la mañana. Relevé la máscara de pestañas y el maquillaje por unas buenas zapatillas de deporte y salimos a recorrer la ruta: Alájar-Peña de Arias-Castaño del Robledo-El Calabacino-Alájar.

Hacía tiempo que no respiraba aire tan puro, hacía tiempo que no me invadía tanta paz, tanta tranquilidad, tanta belleza natural. La ruta nos presentó personas con las que conversamos, con las que hicimos un trayecto, con las que nos paramos a disfrutar del camino y de las que nos despedidos como verdaderos amigos. Son las cosas de la naturaleza.

La ruta nos descubrió rincones, tesoros escondidos tras los matorrales, caminos de cuentos de hadas y gnomos. Aldeas que aguardan recelosas en los pulmones de la sierra, que sobreviven, que reviven y se reencarnan.

2.Alajar2

3.Alajar3

La ruta nos descubrió antiguas iglesias, legendarios arcos, castaños tiritando de frío pero fuertes, intocables, unidos.

5.Alajar56.Alajar7.Alajar78.Alajar8 (2)

1.castaños 2.castaños

Y  después de seis horas de un dulce, transparente e inolvidable camino, la ruta nos dejó el cansancio, la calma y Alájar, el alivio.

El domingo despertó algo más nublado pero igual de atractivo. Las maletas volvieron al coche pero nosotros paramos en Aracena.

9.Alajar9 11.Alajar11

Paseamos por sus calles, compramos su artesanía y sobre todo, degustamos su gastronomía. La Plaza del Marqués de Aracena, recién abrillantada con algunas gotas de lluvia, lucía colores intensos.Su amplitud nos permitió observar el sitio donde iríamos a almorzar. Restaurante Manzano nos abrió sus puertas, nos sirvió buen vino y, entre otros cuantos platos, estas setas con queso que pedimos con tan buen tino.

10.Alajar10

El postre vino de la mano de Confitería Rufino

Parada obligada que todo el mundo nos aconsejó pero que nadie supo describirnos con tanto acierto. Establecimiento tradicional que te traslada a otra época en la que comer un dulce era prácticamente motivo de fiesta. Coloridos azulejos y muebles blancos que habrán visto pasar a miles de personas que buscaban, como nosotros, el dulce perfecto para terminar un viaje sensacional.

12.Alajar12

Anuncios

8 comentarios en “En la sierra de Huelva

  1. Cada día te superas más, enhorabuena por las fotos, por tu expresión, por tus sentimientos al contar con tanta magia tu viaje, viaje que nos invita a que los demás también queramos trasladarnos a ese maravilloso lugar, muak

  2. Creo que no hay publicidad de la Sierra de Huelva mejor que la que tu has dado. Esas fotos tan conseguidas y las pal
    abras y forma de describirla obligan a todo lector a sentir ganas de una visita. Cada día más bonito. Enorabuena!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s